Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Italia
 
 
A PRECIO DE ORO

Florencia abre la puerta a que se puedan organizar eventos en sus museos

Florencia ha abierto la oportunidad de disfrutar de los bienes italianos a través del alquiler de ciertos espacios culturales bajo una serie de tarifas oficiales.
 

Ha tenido lugar una reunión de la superintendente de los bienes culturales de Florencia, Cristina Acidini, con directores de los museos y funcionarios de la ciudad. Aquí se abrió la oportunidad de poder disfrutar de los bienes italianos mientras tiene lugar un cóctel, todo ello en compañía de obras de arte de incalculable valor.

Tras la reunión se han establecido una serie de tarifas oficiales para el alquiler de las piezas artísticas a privados, y para ciertas ocasiones y eventos temporales, de pinacotecas y bienes culturales públicos de la ciudad italiana. Aunque según indica El País, han indicado que el ente encargado de la gestión de los centros artísticos "tan solo fue un primer encuentro. Y los precios pueden acabar variando".

De hecho, está previsto que esta idea esté lista para finales de año. Pero a pesar de que las tarifas se publicarán directamente a través de la web de la superintendencia, algunos medios italianos ya han citado algunos precios. Il Fatto Quotidiano ha dicho que con 5.000 euros se tendrá la posibilidad de organizar un cóctel en los Uffizi o en el jardín de Boboli. Y que con 15.000 euros se podrá disfrutar de una cena en el patio de Ammannati.


Pero los precios no son fijos, sino que variarán según ciertas cualidades del acontecimiento: tipo de evento, la duración del mismo o su finalidad. De hecho, ha habido algunos actos que han superado los 100.000 euros como el desfile en los Uffizi de la colección de Stefano Ricci o el alquiler del Ponte Vecchio florentino por el presidente de Ferrari.

La polémica de la acción


Pero la idea no ha sido bienvenida por todos, de hecho muchos hablan de la prostitución de los bienes del estado. Pero la ley italiana ya rezaba sobre la concesión del uso individual de bienes culturales con tarifas desde hace unos 20 años, pero que se dejaba a la negociación entre los entes locales y el privado. Ahora, antes la falta de dinero para la manutención, el patrimonio italiano necesita más dinero que nunca y puede que sea una acertada iniciativa.
Aida Moreno Blasco | 26 de Julio de 2013